TEORÍA: BARTHES Y LINK

“Un amigo acaba de perder a su ser querido, y quiero expresarle mi condolencia. Me pongo a escribirle espontáneamente una carta. Sin embargo, las palabras que se me ocurren no me satisfacen: son “frases”: hago “frases” con lo más afectivo de mí mismo; entonces me digo que el mensaje que quiero hacer llegar a ese amigo, y que es mi condolencia misma, en resumidas cuentas podría reducirse a unas pocas palabras: Recibe mi pésame. Sin embargo, el fin mismo de la comunicación se opone a ello, ya que sería un mensaje frío, y por consiguiente, de sentido contrario, puesto que lo que quiero comunicar es el calor mismo de mi sentimiento. La conclusión es la de que, para dar vida a mi mensaje (es decir, en resumidas cuentas, para que sea exacto), es preciso no sólo que lo varíe, sino además que esta variación sea original y como inventada.

En esta sucesión fatal de condicionamientos reconocemos a la literatura misma (que mi mensaje final trate de escapar a la “literatura” no es más que una variación última, una argucia de la literatura). Como mi carta de pésame, todo escrito sólo se convierte en obra cuando puede variar, en determinadas condiciones, un mensaje primero (que quizá también él sea: amo, sufro, compadezco). Estas condiciones de variaciones son el ser de la literatura (lo que los formalistas rusos llamaban la literaturnost, la “literaturidad”), y al igual que mi carta, finalmente sólo pueden tener relación con la originalidad del segundo mensaje.”(Roland Barthes: Ensayos críticos, Barcelona, Seix Barral, 1966, p.12))

“La de Barthes es una definición que pretende ser más precisa de todo lo que viene diciendo. Es, a la vez, una definición que dejaría afuera todo aquello que resulte meramente repetido, que no sea, en algún sentido original.

[…]

Desde otro punto de vista, la literatura es un perceptrón. Un preceptrón es una máquina que reproduce artificialmente procesos perceptivos. De modo que la literatura reproduce artificialmente procesos perceptivos de la sociedad globalmente considerada. La literatura es una máquina de percibir.

[…]

De modo que la literatura es un aparato artificial que sirve para percibir. Si se trata de un aparato artificial es obvio que interviene un artificio, una técnica. El uso de técnicas y artificios es lo que convierte a la literatura en un trabajo o una producción.”

 

 

 

(Prólogo a Literator IV de Daniel Link, fragmentos)

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s