TV: CONTRAPUNTO A FLUSSER

Lo “palpable” no en los escombros sino en la materialidad de una pantalla. Milton Läufer y el atentado a la AMIA:

“Yo vivía a media cuadra de la AMIA y estaba ahí cuando explotó. Fue durante las vacaciones de invierno de la secundaria y me había quedado toda la noche leyendo. A eso de las ocho de la mañana me fumé un porro y me fui a dormir escuchando “Shine On You Crazy Diamond”. No había nadie de mi familia en la casa, sólo la mujer que limpiaba, Soledad. Cuando empezaba el arpegio de guitarra, hubo algo que no se podría llamar un ruido, fue una presión particular, como si el espacio se hubiera contraído de golpe. La luz se cortó por un segundo. Cuando volví a escuchar sonidos, había un helicóptero sobrevolando y Soledad, que es peruana, llegó gritando “¡nos bombardean, papacito, nos bombardean!”, porque estaba muy marcada por los atentados de Sendero Luminoso. Salí al balcón y sólo había polvo, no se veía nada. A los pocos minutos alguien pedía frazadas por la calle a los que mirábamos por las ventanas o balcones (es el día de hoy que no entiendo bien por qué) y yo junté todas las frazadas de la casa y fui departamento por departamento pidiendo. Nadie sabía qué pasaba, la policía ni siquiera coordinaba las acciones (el que iba dando instrucciones fue un tipo que de casualidad tenía un megáfono), durante horas se pensó que había sido un escape de gas, ni sabíamos si teníamos que evacuar la zona porque se podía dar otra explosión. A pesar de haber estado casi nueve horas ahí y de haber sido testigo de cosas que deberían ser fuertes, recién sentí algo cuando a la noche me fui a lo de mi viejo y vi en la televisión cómo una losa del techo se caía y mataba a varios bomberos. Sólo cuando vi la escena en una pantalla lo que pasaba se volvió real.”

54ec436795388

Advertisements

INTERNET: “ALGO SOBRE APRETAR TECLAS”

“Al apretar las teclas de mi máquina, toda mi existencia se concentra sobre las puntas de mis dedos. Debo al inventor de las teclas y al productor de la máquina esta libertad mía. Gracias a ellos, toda mi ‘interioridad’ fluye hacia las teclas, para concentrarse en ellas y después fluir hacia el espacio público a fin de alterarlo. De manera que apretar teclas es para mí el gesto de la publicación, de la libertad política en el sentido exacto del término. Y esto no es una mera sensación mía: es la sensación de todos los pulsadores de teclas, incluso la de los productores de tecno-imágenes”

(Vilém Flusser, década del 80)

180908_1911307386501_899302_n

***

A este poder “publicador” y “creador” del apretar teclas (máquina de escribir, piano, filmadora) le opone un apretar menos entusiasta (tv, lavarropas, lámpara de escritorio). “Es difícil entusiasmarse por tales teclas, a no ser en publicidades que venden lavarropas. Estas teclas, lejos de entusiasmar, nos dan la sensación de que estamos actuando de manera programada”.

TV: “EL JUEGO DE LA TELEVISIÓN”

Un brasilero en San Pablo, avanzada la noche, mira un partido de fútbol por televisión que se está jugando en Tokio, entre jugadores de Porto Alegre y alemanes de Hamburgo. Este brasilero se entusiasmó mucho cuando el equipo de Porto Alegre hizo un gol en tiempo suplementario. “En vez de calcular el largo de las sombras, proyectadas por los jugadores, a fin de constatar cómo la tv sincroniza, la noche paulista con la mañana japonesa, y el verano brasileño con el invierno japonés”, el brasilero deja que el programa lo entusiasme: esto es, que se le pegue un poco el entusiasmo de los jugadores. Pero como sabe que hay otros elementos implicados además de los jugadores, cuando termina la transmisión, sale de su casa para tocar las flores del jardín. Para aferrarse, en sus propios términos, a algo “palpable”.

Los jugadores sabían que estaban siendo filmados, y que sus familias y amigos los iban a ver en Porto Alegre. En parte, esto los entusiasmó.También sabían que con las imágenes del partido iban a hacer una película, para pasar en los cines brasileros, alemanes y del resto del mundo. En parte, esto también los entusiasmó.

Capaz los jugadores nunca hayan estado en Tokio. Y lo que se vio fuera apenas una cinta montada. Capaz los jugadores hayan hecho un gol en el programa brasileño y los alemanes uno en el de Hamburgo. Capaz el gol haya sido brasileño en los dos programas, y mientras los brasileños vieran una historia de victoria, los alemanes, de acuerdo a una ideología arcaica diferente, hayan disfrutado una historia de derrota.

El juego, en apariencia el fútbol, capaz sea en realidad el juego de la televisión.Y los jugadores no otra cosa sino sus piezas. Y los operadores, a su vez, otras piezas, en el metajuego de los programas de la televisión del mundo.

maxresdefault

TRABAJO PRÁCTICO: “HAMLET”

1. Respondé estas preguntas de manera breve:

a) ¿Cómo calificás la relación amorosa entre Hamlet y Ofelia? ¿Por qué te parece que tienen esa relación?

b) Según tu criterio, ¿por qué Hamlet no mata a Claudio cuando lo ve arrodillado?

c) A partir de la “puesta en abismo” que expone el texto: ¿te parece que una obra de arte puede hacer que modifiquemos una conducta o algún rasgo de nuestra personalidad? ¿Cómo juega esto en el sistema de “Hamlet”? ¿Podrías pensar en algún ejemplo contemporáneo donde se pueda producir algo parecido?

d) Sobre el final del acto segundo, Hamlet expresa su concepción del teatro ¿Estás de acuerdo con su postura? Justificá tu respuesta.

e) ¿Te parece bien cómo termina la obra? Si no estás de acuerdo con la resolución de Shakespeare -con esa “montaña de cadáveres” del final- proponé otro alternativo.

2. Elegí uno de estos puntos y hacé un desarrollo más extenso y ensayístico:

a) Hamlet dice “Yo no sé parecer” (pg. 34): ¿estás de acuerdo? ¿Cómo funciona este enunciado en el interior del relato?

b) Desarrollar el lugar de la mujer en esta tragedia de venganza.

c) Desarrollar los modos de aparición de las claves existencial y política.

d) Desarrollar el tema del humor en “Hamlet” ¿Cómo tracciona este registro en un relato trágico? ¿Qué función puede estar cumpliendo?

e) Hacer un análisis relacionando la descripción de la muerte de Ofelia que hace Shakespeare (pp. 132/133) con estas otras dos representaciones plásticas del siglo XIX y con esta pieza de videoarte ¿Cuáles son sus similitudes y sus diferencias? ¿Qué pintura representa mejor el momento dramático? ¿Por qué Ofelia, que pictóricamente aparece como una heroína romántica, en el video aparece como un cerdo? ¿Cómo se da la relación entre lenguajes distintos: el texto escrito para ser representado y las obras visuales? Estas preguntas, entre otras, pueden ayudarte a llevar adelante el desarrollo.

f) Otro: tema a tu elección.

EL SUSURRO DE LOS MERCADOS

Ezequiel Alemian (escritor) sobre su trabajo como periodista financiero:

“Cuando empecé a trabajar de periodista eran los primeros años de la convertibilidad […] El periodismo financiero, como una rama específica del económico, me enfrentaba con algunas incógnitas, como la de comprender cómo se articulaba su valor de verdad en relación con lo real. Recuerdo que me fascinaban leer los informes de los bancos de inversión, los prospectos de emisión cada vez que se lanzaba un activo nuevo, o un bono, toda esa organización aparentemente súper institucional que rige la generación y circulación de esos documentos. Eran los años en que el mundo financiero se detenía para escuchar lo que decía Alan Greenspan, titular de lo que sería el Banco Central de EE.UU. Greenspan era como un brujo minimalista que decía siempre más o menos lo mismo, la misma docena de palabras en cada informe, pero siempre cambiaba una coma, o una palabra. Desde días antes los analistas debatían sobre lo que diría, y una vez que lo decía, debatían durante semanas sobre ese cambio, porque de la interpretación de ese cambio dependía el escenario de las variables financieras en todo el mundo. Lo de Greenspan era como un susurro: los mercados se detenían a oír ese susurro, a interpretarlo. Era algo alucinante, demencial.”

mundo-financiero

TRABAJO COMPLEMENTARIO (TALLER DE ESCRITURA)

  1. A partir de los siguientes textos poéticos elaborar un tercero usando la técnica del pastiche:

Texto 1:

Confesión (Charles Bukowski)

Esperando la muerte / Como un gato / Que va a saltar sobre / La cama / Me da tanta pena / Mi mujer / Ella verá este / Cuerpo / Blanco / Rígido / Lo zarandeará una vez y luego / Quizás / Otra: <<!Hank!>> Hank no  / Responderá. No es mi muerte lo que / Me preocupa, es mi mujer / Que se quedará con este / Montón de / Nada. Quiero que / Sepa / Sin embargo / Que todas las noches / Que he dormido a su lado Incluso las discusiones / Más inútiles / Siempre fueron / Algo espléndido / Y esas difíciles / Palabras / Que siempre temí / Decir / Pueden decirse / Ahora: Te amo.

Texto 2:

“El don de la ternura” (Raymond Carver)

Tarde en la noche. Comenzó a nevar. / Los copos húmedos caían / más allá del cristal de las ventanas, / surcando el aire frío / ocultaban el resplandor de la ciudad. / Observamos un rato la tormenta / sorprendidos, felices, satisfechos / de estar allí y no en otro sitio. / Puse un leño en el hogar, / me pediste que regulara / el tiro de la chimenea. / Nos metimos en la cama. / Cerré mis ojos, de inmediato, / pero / por razones que desconozco / antes de dormirme / el aeropuerto de Buenos Aires / atravesó mi memoria. / Recordé esa tarde, / la temprana oscuridad, las sombras. / Reconstruí la escena: / regresé a ese paisaje desolado / donde flotaba un silencio sepulcral / interrumpido únicamente por el rugido / de las turbinas del avión que carreteaba / lentamente bajo una lluvia de granizo, / tan fino que lo confundimos con nieve. / En las ventanas de los edificios no había luz. / Un lugar realmente solitario. / Sólo pasillos abandonados, hangares vacíos. / No vimos a una sola persona. / “Es como si todo estuviera de luto,” / fue tu comentario.

Abrí mis ojos. / El ritmo de tu respiración / me dijo que estabas profundamente dormida. / Te cubrí el cuerpo con uno de mis brazos. / Mis evocaciones / me trasladaron de la Argentina / a un departamento en el que pasé / un tiempo de mi vida, en Palo Alto. / No nieva en esa ciudad, / pero el departamento disponía / de un amplio ventanal desde donde / podríamos haber mirado por horas / la autopista que rodea la bahía. / La heladera estaba al lado de la cama. / Las noches calurosas, sofocantes, / cuando me despertaba con la garganta seca / sólo tenía que estirar el brazo, abrir la puerta / y dejarme guiar por la luz interior / hasta el botellón con agua refrescante. / En el baño un pequeño calentador eléctrico / descansaba cerca del lavatorio. / Todas las mañanas mientras me afeitaba / calentaba agua en una vieja sartén,/  el frasco de café instantáneo, /  siempre a mano, en el botiquín.

Una mañana me senté en la cama / vestido, recién afeitado, / bebiendo sorbos de café caliente / intentando olvidar planes, / proyectos, todas esas cosas / que había decidido realizar. / Finalmente disqué el número / de Jim Houston que vive en Santa Cruz, / le pedí prestados 75 dólares. / Me contestó que estaba sin fondos. / Su mujer había viajado a México / por unos días y él ya no tenía dinero, / no llegaba a fin de mes. / “Está bien”, le dije. “Te entiendo.” / Y así era, / no necesité explicaciones. / Hablamos un poco más y cortamos. / Terminé el café cuando el avión / comenzaba a elevarse en mi recuerdo / y yo desde la ventanilla miraba / por última vez las luces de Buenos Aires. / Después cerré los ojos / iniciando el largo regreso.

Esta mañana hay nieve por todos lados. / Hablamos sobre la tormenta. / Me comentás que no dormiste bien. / Te digo que yo tampoco. / Tuviste una noche terrible. “Yo también.” / Estamos tranquilos el uno con el otro, / nos asistimos tiernamente / como si comprendiéramos nuestro estado de ánimo, / las mutuas inseguridades. / Creemos adivinar los sentimientos del otro, / no podemos, por supuesto, nunca podremos. / No tiene importancia. / En realidad es la ternura la que me interesa. / Ése es el don que me conmueve, que me sostiene, / esta mañana, igual que todas las mañanas.

2. Escribí un resumen argumentativo de El extranjero de Albert Camus.

3. Escribí un texto literario donde se refleje “el punctum” (R. Barthes) de la siguiente fotografía: punctum4. A partir de la siguiente fotografía, escribí una noticia que siga el esquema visto en clase: noticia5. Escribí el “monólogo interior” del protagonista de esta foto: monólogo

ARTES VISUALES: CONNOTACIÓN Y DENOTACIÓN

Del ‘Proyecto Formación de Espectadores’:

Para analizar una imagen, un cartel, una publicidad, una pintura, un objeto, hablaremos de dos conceptos:

Denotación: El significado denotativo refiere a la parte descriptiva o literal. Desde allí, podemos calificar la imagen desde su formalidad, es decir, desde todo lo que podemos ver en ella: estructura, color, forma, línea, textura.

Connotación: El significado connotativo implica nuestro conocimiento previo. Si vemos una imagen, entrará en juego lo que conocemos de ella y todo lo que podamos decir de su historia. Se trata de aquellos significados que no están explícitos en la obra pero que, de una manera u otra, esta logra activar.

A partir de aquí, pensemos las siguientes imágenes y videos:

(more…)